Cloramina: ¿Qué es y para qué sirve?

Cloramina

1. ¿Qué es la Cloramina?

La cloramina es un término general utilizado para describir una familia de compuestos químicos que contienen átomos de cloro y nitrógeno.

Los compuestos de cloramina se utilizan principalmente como desinfectantes y desinfectantes en una variedad de aplicaciones, especialmente en el tratamiento del agua.



2. Producción de Cloramina

La cloramina se produce mediante la reacción de cloro y amoníaco o compuestos amoniacales. Existen varias formas de cloramina, pero las más comunes son la cloramina monoclora (NH2Cl), la cloramina dicloro (NHCl2) y la tricloramina (NCl3). La reacción química básica implica la combinación de cloro y amoníaco en agua, dando como resultado una solución de cloramina.

La ecuación química general para la formación de cloramina monoclora es:

Cl2 + NH3 → NH2Cl + HCl

La reacción produce cloramina monoclora y ácido clorhídrico (HCl). El equilibrio entre los diferentes compuestos de cloramina depende de varios factores, como la concentración de cloro, la relación entre el cloro y el amoníaco, la temperatura y el pH del agua.

Producción

3. Usos de la Cloramina en la actualidad

La cloramina se utiliza en una variedad de aplicaciones debido a sus propiedades desinfectantes y su capacidad para proporcionar una desinfección residual efectiva. A continuación, se describen algunas de las aplicaciones más frecuentes de la cloramina.

3.1. Desinfección del Agua Potable

Una de las aplicaciones más importantes de la cloramina es en el tratamiento del agua potable. Se emplea para eliminar o inactivar microorganismos patógenos, como bacterias, virus y parásitos, que pueden estar presentes en el agua cruda. La cloramina tiene la ventaja de proporcionar una desinfección residual, lo que significa que continúa protegiendo el agua durante su distribución y almacenamiento, reduciendo el riesgo de contaminación secundaria.

3.2. Tratamiento de Aguas Residuales

La cloramina se usa en plantas de tratamiento de aguas residuales para desinfectar el agua residual antes de su liberación en el medio ambiente. Esto ayuda a prevenir la propagación de enfermedades y a reducir la carga de patógenos en los cuerpos de agua receptores.

3.3. Desinfección de Piscinas

La cloramina se usa en piscinas y spas para desinfectar el agua y controlar el crecimiento de algas y microorganismos. También es responsable del característico «olor a piscina» que a veces se asocia con las piscinas, ya que se forma cuando la cloramina reacciona con contaminantes orgánicos, como la transpiración y la orina.

3.4. Desinfección de Equipos Médicos y Farmacéuticos

En la industria médica y farmacéutica, la cloramina se emplea para desinfectar equipos, utensilios y superficies en entornos donde es esencial mantener altos estándares de higiene y prevención de infecciones. La cloramina es una alternativa eficaz a otros desinfectantes, como el hipoclorito de sodio (lejía), que puede ser corrosivo o irritante para ciertos materiales y superficies.

3.5. Conservación de Alimentos

La cloramina se emplea en la conservación de alimentos y la industria de procesamiento de alimentos para eliminar patógenos y prolongar la vida útil de los productos alimenticios. Ayuda a garantizar la seguridad de los alimentos y reduce el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos.



4. Ventajas de la Cloramina

La cloramina tiene varias ventajas en comparación con otros desinfectantes, como el cloro libre. Algunas de estas ventajas incluyen:

4.1. Desinfección Residual

Una de las principales ventajas de la cloramina es su capacidad para proporcionar una desinfección residual efectiva. Esto significa que, incluso después de su aplicación inicial, la cloramina continúa protegiendo el agua o la superficie desinfectada, previniendo la reproducción de microorganismos patógenos.

4.2. Menos Formación de Subproductos

La reacción de cloramina con la materia orgánica suele producir menos subproductos de desinfección que el cloro libre. Esto es beneficioso porque algunos subproductos de desinfección, como los trihalometanos, pueden ser perjudiciales para la salud humana.

4.3. Menos Olor y Sabor

A diferencia del cloro libre, la cloramina generalmente tiene menos olor y sabor, lo que mejora la aceptación del agua tratada en términos de gusto y olor.



5. Desafíos y Consideraciones

A pesar de sus ventajas, la cloramina también presenta desafíos y consideraciones importantes:

5.1. Formación de Trihalometanos

Aunque la cloramina genera menos subproductos de desinfección en comparación con el cloro libre, todavía puede dar lugar a la formación de trihalometanos y otros subproductos potencialmente perjudiciales. Es esencial monitorear y controlar estos subproductos en sistemas de tratamiento de agua.

5.2. Resistencia Microbiana

Algunos microorganismos, como ciertas cepas de amebas, pueden mostrar resistencia a la cloramina. Esto destaca la importancia de un control cuidadoso y la necesidad de considerar otros métodos de desinfección en aplicaciones críticas.

5.3. Incompatibilidad con Algunos Materiales

La cloramina puede ser corrosiva y puede reaccionar con ciertos materiales y componentes de plomería, lo que puede ser un desafío en sistemas de distribución de agua potable.

Tabla de Contenidos

Suscríbete a DIMATERIA

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
He leído la política de privacidad y acepto recibir contenidos formativos y/o comunicaciones comerciales