Arsénico Homeopático: ¿Para qué sirve?

que es el arsénico homeopático

1. ¿Qué es el Arsénico Homeopático?

El arsénico homeopático es una forma diluida y potenciada de arsénico que se utiliza en la práctica de la homeopatía. La homeopatía es un sistema de medicina alternativa que se basa en el principio de «similitud»: lo similar se cura con lo similar.

Según este principio, una sustancia que causa síntomas en una persona sana puede utilizarse en una forma altamente diluida y dinamizada para tratar síntomas similares en una persona enferma.

→ Para información adicional sobre síntomas y enfermedades producidas por el Arsénico podéis leer el siguiente artículo: Enfermedades producidas por el Arsénico



2. ¿Cómo se obtiene el Arsénico Homeopático?

El arsénico homeopático se obtiene mediante un proceso de dilución y agitación repetida conocido como potenciación.

A continuación, describiremos el procedimiento básico utilizado en la preparación de remedios homeopáticos, incluido el arsénico homeopático:

  1. Fuente de Arsénico: El arsénico homeopático se obtiene a partir de una fuente de arseniato de potasio, que es una sal que contiene arsénico. Esta sal se usa como materia prima para la preparación del remedio homeopático.
  2. Trituración: La fuente de arseniato de potasio se tritura y se mezcla con lactosa (un excipiente empleado en la homeopatía) en una proporción específica. Esta mezcla se somete a una serie de trituraciones en las que se pulveriza y mezcla repetidamente.
  3. Dilución: Después de las trituraciones, se realiza una dilución del producto resultante. En la homeopatía, se usa una escala de dilución decimal o centesimal, que implica diluir una parte de la sustancia original en 9 o 99 partes de un solvente (generalmente agua o alcohol) respectivamente. Por ejemplo, en una dilución decimal 1X, se diluiría una parte de la mezcla triturada en nueve partes de solvente.
  4. Agitación o sucusión: Después de cada dilución, se hace una agitación vigorosa del remedio. Esto se hace mediante una técnica especial llamada sucusión, que implica agitar enérgicamente el recipiente que contiene la dilución. La sucusión se realiza para transferir energía y presuntamente potenciar las propiedades curativas del remedio.
  5. Repetición del proceso: El proceso de dilución y sucusión se repite múltiples veces, generalmente en una serie de potencias o diluciones crecientes. Cada etapa del proceso implica una dilución adicional y una sucusión vigorosa. La potencia homeopática se indica con un número seguido de la letra «X» (para diluciones decimales) o «C» (para diluciones centesimales). Por ejemplo, una potencia 6X significa seis diluciones decimales y sucusiones consecutivas.

El proceso de potenciación puede repetirse varias veces, llegando a diluciones extremadamente altas donde es poco probable que queden moléculas detectables de la sustancia original. Según la teoría homeopática, esta dilución extrema aumenta la «energía curativa» del remedio.

Obtención

3. Uso tradicional del Arsénico Homeopático

El arsénico homeopático se ha utilizado tradicionalmente en la homeopatía para tratar una variedad de condiciones y síntomas.

Aunque no hay evidencia científica sólida que respalde su eficacia más allá del efecto placebo, en la práctica homeopática se cree que el arsénico homeopático puede ser beneficioso en ciertas situaciones.

A continuación, veremos algunos de los usos tradicionales asociados con el arsénico homeopático:

  • Trastornos digestivos: Se ha usado en la homeopatía para tratar afecciones como la indigestión, acidez estomacal, náuseas, vómitos y diarrea. Se piensa que el arsénico homeopático puede ayudar a aliviar los síntomas digestivos y restaurar el equilibrio del sistema digestivo.
  • Problemas respiratorios: Se ha empleado en la homeopatía para tratar afecciones respiratorias como el asma, la tos, la congestión nasal y la bronquitis. Se considera que el arsénico homeopático puede ayudar a aliviar los síntomas respiratorios y mejorar la función pulmonar.
  • Trastornos de la piel: Se ha utilizado en la homeopatía para tratar afecciones de la piel como la psoriasis, la dermatitis y el eczema. Se cree que el arsénico homeopático puede ayudar a calmar la irritación, reducir la inflamación y promover la curación de la piel.
  • Ansiedad y miedo: Se ha usado en la homeopatía para tratar problemas emocionales como la ansiedad, el miedo y los trastornos del sueño relacionados. Se supone que el arsénico homeopático puede ayudar a reducir la ansiedad, calmar la mente y promover la sensación de tranquilidad.
  • Fatiga y debilidad: Se ha empleado en la homeopatía para tratar la fatiga crónica, la debilidad y la falta de energía. Se piensa que el arsénico homeopático puede ayudar a restaurar la vitalidad y mejorar los niveles de energía.



4. ¿Qué órganos son afectados por una intoxicación de esta sustancia?

Y es que, en grandes cantidades, el Arsénico puede ser mortal, pero en pequeñas dosis de forma prolongada puede producir que ciertos órganos se vean afectados, como son: los pulmones, el riñón, el hígado y la piel.

5. ¿Dónde comprar Arsénico homeopático?

Se puede encontrar en farmacias sin prescripción médica, las dosis son recetadas de forma individual para cada paciente dependiendo de los síntomas que tenga, el Arsénico homeopático es generalmente consumido en gránulos.

También se pueden comprar productos de Arsénico homeopático en tiendas online como Amazon, su precio no es elevado y podemos encontrarlo en diferentes formas de consumo.

→ Para más información sobre el Arsénico hemos creado un artículo muy completo, lo puedes encontrar en el siguiente enlace: Arsénico (As): Significado, propiedades y usos

Tabla de Contenidos

Suscríbete a DIMATERIA

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
He leído la política de privacidad y acepto recibir contenidos formativos y/o comunicaciones comerciales